Philips abandona el mercado de los televisores LCD

Artículo publicado en , , hace 7 años

La compañía vende ese sector a TPV

Estos últimos años de crisis están marcando una serie de hitos, de mitos que han caído en desgracia, que nunca nos hubiéramos imaginado que pudieran convertirse en realidad. Si hace 30 años os dijera que Philips iba a abandonar el negocio de las televisiones, me tacharíais de loco. Pues precisamente esa es la noticia bomba del día, que acaba de saltar en Bloomberg: Philips abandona el mercado de las televisiones, vendiendo ese sector de sus negocios a la compañía honkongnesa TPV Technology.

Sí, habéis leído bien. Philips, el mayor fabricante de televisiones de tubo de la historia, decide dejar de lado la fabricación de televisores, debido a las fuerte pérdidas que le está suponiendo ese sector a sus cuentas globales. Se especula, con que en el último año fiscal, la división de televisores ha dejado pérdidas por valor de 87 millones de Euros (que se dice pronto). Así, las cosas, Philips ha decidido vender la mayoría del accionariado de dicha división (un 70%) a la compañía TPV Tecnologies, quedándose tan sólo con el 30% del negocio.

Todos los trabajadores que se encuentran actualmente bajo contrato con Philips (unos 4000) pasan a subrogar sus contratos con PTV Tecnologies, por lo que ningún puesto de trabajo peligra (por el momento), aunque no están garantizados sus puestos de trabajo en el futuro.

De cualquier forma, esto supone un antes y un después en el mercado de montadores de hardware. Con casi todos los grandes dinosaurios del pasado, con números rojos en sus divisiones de televisión (ahí esta Sony para demostrarlo), parece que la balanza de “poder” está girando hacia Asia, con la cada vez mayor parte del pastel conseguida por fabricantes como Samsung o LG.

La gran pregunta, es qué pasará ahora con los televisores Philips. ¿Continuarán las líneas en fabricación, como la Serie 21:9?, ¿caerá la calidad del producto final?… En definitiva, otro pequeño golpe para las marcas de electrónica tradicional y un símbolo de los tiempos que corren: nada volverá a ser como antes y lo que dábamos por supuesto.. era sólo un espejismo. El poder está dirigiéndose hacia Asia y eso es algo que noticias como esta, no hacen otra cosa que confirmarlo…

FUENTE: Engadget